miércoles, 22 de octubre de 2008

TRIDIMENSIONAL

Tonta.
No quiero cambiar al mundo, sólo quiero dibujar su insolencia.

Ahogar los recuerdos en un mar imaginario 

colorear nuestras pesadillas, 
disfrazarlas de alguna cosa sin importancia.
Pretendo no pensar ni sentir nada, 

no mirar ni actuar, 
no dormir ni soñar, 
no morir ni vivir… 
dejar que todo flote, 
como la sangre alrededor de la tinta y la hoja, 
para que algún día el olor de algún libro perdido de mis letras viaje en el viento y te encuentre sentado en cualquier banqueta en una tarde nublada, 
y empiece a danzar con tu cabello, 
y te acuerdes de mis manos ingratas que en demasía te amaron… 

Y trascender para no recordar lo efímera que soy, 

tratando de esconder lo volátil de mi boca.



Sensata.

Es difícil creer que lo único que me propongo al escribir es demostrarle a mi gata que sé hacer otras cosas, para que la pobre no se aburra de sólo oírme cantar por las noches, que sepa que puedo estar callada y en silencio.

Escribo para dejar que mi guitarra duerma unas horas en la ventana y chingarme ese tiempo en la comodidad de un cuaderno.

Poder sacar a pasear un rato a la niña, dejarla libre y platicar con la mujer, para que le haga ver que no todo está tan jodido y que las ideas de la humanidad nada valen al momento de comer un helado con los ojos cerrados.




Cómica
.
Pretendo escribir para olvidarme de las ganas de coger o besar o de vomitar.

Escribir para embarrar las palabras ridículas y ya no utilizarlas, matar aquellas que me estorban y hacerles un agujero en el estómago.

Pretendo sólo escribir para complacerme, acariciarme en la noche con la calidez de la pluma rota y plasmar en un papel alguna blasfemia.

Causar risa de dolor, llanto de alegría, porque sólo en los extremos de la vida conocemos la verdad.

Pretendo escribir para saber lo que realmente pienso de tí y de ella, porque lo que pienso de mí es demasiado vano. 

Quiero retratar lo burdo y lo mundano de mi cuerpo, la podredumbre de mi boca, y por qué no, intentar sacarte los ojos y aventárselos a los perros. 
Escribir para olvidarme de las ganas de coger-te o besar-te o matar-te... 



1 comentario:

Cavallazzi dijo...

Hey, cómo pude haber sido el primero?
Ah, ok, ya entendí... Jaja. Bromeo.

Resalto: "Escribo para dejar que mi guitarra duerma unas horas en la ventana y chingarme ese tiempo en la comodidad de un cuaderno."

También la primera frase de "cómica."