domingo, 10 de mayo de 2009

MADRE

Mañana operan a mi madre,
le sacarán un pedazo de mujer,
está nerviosa lo sé,
puedo escuchar su miedo rondar la casa vacía por las mañanas
mientras yo sueño con el mar...

Me gustaría darle mi cuerpo,
que sufra mi cuerpo,
quiero arrancarme los senos,
regalarle mi felicidad y mis deseos.

Vuelvo a ser niña entre la angustia,
la ingrata,
regreso a los recuerdos crudos,
me embriago en lo salado,
y me acuerdo de Dios cada tres minutos.

Ha sido un calvario privado y secreto,
mi madre en mi cruz y dicha,
el amor que se escurre en un grito es más fuerte que la lágrima oculta en las sábanas.

Sentimos miedo...
¿Cómo cuidar a la hermana de nuevo?
¿Cómo preparar la casa cuando nunca amanece?
¿Cómo abrazar a mi padre conteniendo el llanto?

Madre toma mi cuerpo,
quiero verte feliz en mi cuerpo,
baila,
como cuando nos sacabas los domingos a pasear
y de pequeñas nos mirabas con un beso.

Toma esta vida que no utilizo,
que yo no la quiero,
esta misma vida que tú me diste,
prefiero a ti dártela,
toma mi seno pequeño,
tómalo,
y sé feliz,
prefiero yo estar seca,
prefiero yo conferirte este cuerpo.

Estaremos ahí,
yo, Dios y este cuerpo,
y si necesitaras de sangre o de algún suspiro,
no te preocupes,
no te preocupes...
pues Dios estará en tu sueño,
mi cuerpo al lado de tu cuerpo,
y tu hija cambiando el alma por tu salud eterna.





escrito un 15 de nov. del 2006 a las 2:23am.



....y es por esto que yo ya no tengo alma.

Feliz día Madre.






Au revoir.



LG




4 comentarios:

La D dijo...

qué hermoso está lo que escribiste, se me salieron las lágrimas...

ilich dijo...

muy fuerte (y chingón el como) lo que escribiste.

Duelen las madres, de forma muy pesada, y yo apenas lo comienzo a entender.

un abrazo y mis mejores deseos, que todo sea leve.

Morgan dijo...

me conmoviste de una forma estremesedoramente rara.

and by the way, answering you Madame:
what kind of a small embryonic plant enclosed, do you want to plant in to your mouth? lilgirl...say it.?

xoxo

Refachadona dijo...

Leerte me hace recordar lo que observo y percibo día con día en mi trabajo, es tan, tan difícil. Nunca se que decir, el silencio y un apretón en la espalda dicen más, recíbelos de una manera cibernética.