lunes, 19 de abril de 2010

SOUNDTRACKS DE LA VIDA GALANTE

En cuanto a la re-utilización de música.

A lo largo del camino el soundtrack de la vida va cambiando, depende de los humores, de la gente, de los días, de la estación del año, los sabores nuevos, las emociones, el clima, y un largo etc... ¿pero que pasa? ¿se vale el reciclaje musical?

Es difícil que pase,  muchas personas piensan que al momento de utilizar una canción para memorar algún pasaje de tu vida simplemente ya no puedes re-utilizarla para otra cosa que no sea el mismo evento y/o situación.

Yo no lo creo así.

Pasa que muchas veces la canción en cuestión no fue utilizada en el mejor momento, sino que, se asomó por accidente o simple curiosidad a ese pedazo de vida y a partir de ahí se quedó atrapada, incrustada, grabada en la edición de la nuestra película, ¿pero saben una cosa?, todo se puede volver a editar.

A lo mejor hemos "regalado" canciones que de verdad nos encantan , y luego las personas que las tienen ahorita no precisamente las merecen, y eso da coraje, qué tristeza que no las sepan apreciar, porque han de saber que cuando uno regala una canción, lo hace consciente de que es una extensión de uno mismo, y a veces pasa que la persona que la recibe no la valora y pasa a ser otra más de su track list, como una canción "x" cualquiera.

Hoy yo saldré al rescate de muchas canciones que regalé en algún momento de mi vida, se las voy a decomisar a esas personas que no las apreciaron, y se las cobraré con intereses, malditos y malditas, esas canciones fueron mías desde un principio, y apegándome a esos principios:
Hoy, yo, las retiro de sus aposentos.

Se siente bien, es como arrancar el curita de la herida de un jalón, y ver que en realidad ni cicatriz hay!

Mis canciones, las acobijaré otra vez, pasarán a formar parte de mi nueva vida, y de repente cuando la ocasión lo amerite, saldrán solitas a insertarse en nuevos momentos.

Au revoir.


SPU

LG

1 comentario:

no es un cuento de hadas dijo...

¡Excelso!

Yo también les quitaré mis cancioncitas a esos que no las supieron apreciar.

Si tan bonito es escuchar un disco que alguien te hizo con amor, sólo por la expectativa de cuán bonito será y no con la idea de escucharlo, buscar la letra y aprendertelas.


Meh


¡Que me las devuelvan las hijas de puta!