sábado, 21 de marzo de 2009

ENGENDRO



Cada mes, muere algo dentro de mí, y soy feliz.

Porque lo mato,
aborto,
un pinche óvulo muere,
se suicida.

A lo mejor así es mi naturaleza,
si, pendeja...así es toda nuestra naturaleza,
llena de muerte y vacuidad.

Adiós engendro mío,
hijo mío que no se formó,
adiós huevo que no fecundó.

Muere.


Y viene la sangre a mi vida.
Sonrío por la sangre vertida.

...


Y me dolerán los días, las noches y el mar. Los pianos, la arena, el humo, las palmeras, y las uñas, y los caminos…que trazabas en mi cuerpo.

Me va a doler la sangre que saldrá de mi vagina, porque no tendré nada a que aferrarme, a que aferrarnos, me duele mi cobardía y mis ganas abortadas.



Au revoir.


LG











4 comentarios:

caroleta dijo...

Ves, purooo estres...
me da gusto que ya se haya ido esa preocupación! A la proxima cuidate nena! mas vale prevenir que estar jalandonos las greñas y maldiciendo!!

besos!!

Vodkauva dijo...

En realidad si me cuidé
mucho...
pero soy presa fácil de mis propias paranoias.


Besos a todos los que se preocuparon.
El mundo aún no está listo para recibir otra amenaza
conmigo tiene lo suficiente.

CUCHARITA dijo...

Que bueno que ya ha regresado la tranquilidad, yo tambien soy presa de la paraoia... se lo que se siente. Un abrazo Mala mujer!!!

Refachadona dijo...

fiuuuuffff menos mal!